Historias

El suéter navideño de reno que no todas querrán usar

Es muy creativa, en eso estamos de acuerdo. ¿Pero es apropiada para la Navidad?

La Navidad siempre ha sido un momento que todos esperamos con ansias. Para algunos significa la primera señal de que el año está por acabar. Para otros no es más que una excusa para pasar una noche comiendo, pavo relleno. Los más pequeños solo la ven como el momento del año en el que recibirán una cantidad indiscriminada de regalos (mientras que sus padres, como el momento en que deberán arrugar y botar una cantidad grotesca de papel de regalo).

Un momento así de especial no puede sino inspirar a un movimiento tan transversal como la moda, aunque en este caso no estamos hablando de la moda en el sentido que uno lo entiende asociado a los diseñadores y las enormes marcas llenas de prestigio.

Más bien nos referimos a la moda entendida como las tendencias que nacen por cuenta propia. Al igual que las cetas después de la lluvia, estas intentan abrirse paso entre la inmensidad, a veces incluso, sin darse cuenta de lo que pueden provocar. Para estirar aun más una metáfora ya un poco inestable, al igual que las cetas pueden causar vómitos a algunas personas, algunas tendencias también pueden sentarle muy mal a ciertos sectores.

La tendencia navideña del «suéter de reno» ha causado una reacción así. Algunos la ven como algo innovador y juguetón. Otros, como una ofensa a la morar y las buenas costumbres.

Todo se debe a la manera en que está lograda. Envés de ser parte del diseño de una prenda, el suéter de reno se logra de la manera contraria: haciendo un agujero en una prenda, dejando que cierta parte de la anatomía femenina funcione como la base del estilo. Sobre ella se aplican brillantinas, cuernos y una muy estratégicamente colocada nariz de reno. Todo con el fin de ocultar algo que no resulta demasiado obvio a primera vista, pero que no se puede ignorar una vez se descubre.

A no todas las personas les parece tan divertida esta tendencia celebrado por el Instagram Reindeer Boob. Pero si lo pensamos bien, la diferencia entre esto y los bikinis más sexis, es bastante tenue. Después de todo, se trata de evitar mostrar demasiado, sin por eso taparse en exceso, de una manera que nos haga parecer avergonzados de nuestros cuerpos. Está todo en el equilibrio, finalmente.

Categorías:Historias

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s